El corazón de mi hermano me pesaba entre las manos.

Quiero empezar comentando que mi clásico favorito del mundo mundial es “Frankenstein o el moderno Prometeo” de Mary Shelley, y que leí muy buenas críticas de “Una creación monstruosa” de Mackenzie Lee. Dicho esto, continúo con la reseña.

Me gustó mucho el mundo que creó la autora porque no es simplemente que se reviviera a un ser humano, sino que todo se basa en la mecánica. Y no es que de repente se les ocurriera utilizar la mecánica como un procedimiento médico, sino que ya existen personas que han perdido partes de su cuerpo y mediante piezas artificiales pueden llevar una mejor vida. También tengo que decir, que este mundo creado por Mackenzie Lee es muy religioso, y todo aquel que lleve engranajes en su cuerpo es considerado un hereje que desobedece a Dios (ya que este nos hizo a su imagen y semejanza). Así que, finalmente, tenemos un mundo desarrollado en cuanto a medicina pero con muchos prejuicios y discriminación.

El protagonista es el hijo de un médico que pasó a ser un reparador de personas (un mecánico vaya). Esta nueva profesión está prohibida y realmente forman parte de una organización secreta que ayuda a gente “mecanizada” con el mantenimiento de sus piezas. Es la llamada Aprendices de Sombras.

A pesar de que esta idea de la organización secreta me pareció muy buena e intrigante, casi no le dan peso a lo largo de toda la novela. En mi opinión, podrían haberla desarrollado mucho más, pero parece que es simplemente una excusa para ciertas cosas que pasarán a lo largo de la trama. Así como dar a conocer que tanto el protagonista, como su hermano, crecieron en distintas ciudades, siempre mudándose y teniendo cuidado con todo y todos a su alrededor.

En esta ocasión, como ya comenté anteriormente, no se crea una criatura de la nada, sino que se resucita a alguien que lleva dos días muertos, Oliver, el hermano de nuestro protagonista, Alasdair. Esto da una nueva perspectiva de culpa al personaje del doctor. Ya que ve que su hermano será o bien apaleado y despreciado por todo el mundo ante la sociedad con prejuicios en la que viven, o bien lo diseccionará la ciencia para comprender cómo fue posible tal hazaña.

Además, a lo largo de toda la historia, hay un aura de secretismo. Al resucitar a Oliver, este perdió parte de su memoria por lo que no se sabe qué paso la noche en la que murió. Solo lo sabe Alasdair, que nos irá soltando pequeñas pistas a lo largo de la novela, hasta desembocar en el final. A pesar de ser una buena idea, las pistas acaban siendo muy predecibles y prácticamente sabes qué es lo que ha pasado desde el comienzo de la historia. O al menos, intuyes por dónde van los tiros. Es decir, en cuanto a intriga, no acabó de alcanzar el objetivo, en mi humilde opinión.

Por otra parte, los personajes. En esta historia se acaba de publicar “Frankenstein o el moderno Prometeo” por lo tanto el libro, así como la autora, son reales en este mundo. A lo largo de toda la trama, los propios personajes se comparan con los de la famosa novela, ya que se dan cuenta de las similitudes entre ellos. No son exactamente los personajes de Shelley, pero tampoco la trama, creo que la autora se basa mucho en la novela pero que también sabe encontrar su propio camino.

Los principales personajes son cinco, que aparecen en diferentes partes de la trama, y, a pesar de que se trata con muchos otros, están casi de relleno para que pueda llegar a buen puerto la historia. En cuanto al desarrollo de los mismos, solo veo profundidad en Alasdair, el resto parece que solo están representando un papel y que no tienen personalidad más allá de lo que están viviendo en ese momento.  Creo que son personajes algo flojos, pero bueno, el libro es corto y me imagino que en este número de páginas no se puede desarrollar tampoco unos personajes superrealistas.

En conclusión, un libro cortito y con muy buena materia bruta, trama refrescante, pero que no alcanza todo el esplendor que cabría esperar. Personajes e intriga algo flojos, podrían desarrollarse un poquito mejor. Se basa en un clásico que me encanta por lo que tenía muy altas expectativas, que no logra alcanzar.

  • Título: “Una creación monstruosa”
  • Autor: Mackenzi Lee
  • Año: 2019
  • Edición: Puck
  • Páginas: 282
  • Género: Fantasía, Ciencia Ficción
  • Puntuación: 3/5 ⭐

Es 1818 en Ginebra, y hay hombres construidos con engranajes de reloj que viven apartados de la sociedad, bajo el cuidado de mecánicos ilegales conocidos como los Aprendices de Sombras. Dos años antes, la vida del Aprendiz de Sombras Alasdair Finch se derrumbó. Su hermano, Oliver, murió. Su amada, Mary, desapareció. Su oportunidad de escapar de Ginebra se esfumó. Con el corazón roto y desesperado, Alasdair hace algo impensable: devuelve a Oliver a la vida. Pero reconstruir una vida es más difícil que reparar huesos y ensamblar piezas de relojería. Oliver regresa de la muerte más monstruo que humano, y el espanto de Alasdair daña aún más una relación ya turbulenta. Con la publicación de Frankenstein, se refuerza la persecución de los Aprendices de Sombras en la ciudad, con la intención de descubrir al doctor y al monstruo que inspiraron el libro. Alasdair encuentra refugio en su ídolo, el talentoso Dr. Geisler, que quizás pueda ofrecerle una forma de escapar de los peligros del presente y las culpas del pasado, pero a un costo temible que solo Oliver será capaz de pagar... Inspirado en la novela clásica de Mary Shelley, el primer libro de Mackenzi Lee cuenta una historia sombría pero redentora, atravesada por el horror gótico, y es, en última instancia, la historia de dos hermanos que se ayudarán el uno al otro a no perder lo que los hace humanos.