"Dijeron que era drogadicta."

Nunca se puede esperar un tren sentada en frente de un kiosco. Siempre se te puede ocurrir la maravillosa idea de comprarte un libro en plena época de exámenes. Triste, pero cierto. Esto es lo que pasó y cómo acabó este libro en mi poder: “Rachel se va de viaje” de Marian Keyes. Sí, sé que es una serie donde en cada libro se habla de una hermana diferente, pero de esto me enteré más tarde. Este es el primer libro de la serie que leí. Creo que estaban algunos más de la serie pero, como no tenía tiempo de buscar en Google cual era el primero (recordemos que esperaba un tren que estaba a punto de llegar), acabé utilizando mi siguiente criterio: el más gordo (el que tenga más páginas vaya).

Os tengo que confesar que me costó empezarlo. O al menos, lo iba dejando para hacer cosas más prioritarias (ejem… exámenes). Pero hubo un momento en el que tenía que seguir y seguir leyéndolo. No es una novela de intriga, en el que haya que resolver un misterio crucial, ni mucho menos pero, no sé, simplemente quieres saber el resto de la historia. Te preguntas cómo acabará, qué pasara a continuación. Vamos, que es adictiva por la curiosidad que despierta la vida de la protagonista.

Informo un poquitín sobre el argumento. Básicamente cuenta la historia en primera persona de una chica que siempre ha tomado drogas para divertirse y de repente un día no se da despertado. Ella, desde el principio, se defiende afirmando que toma drogas como quien se toma una cerveza el fin de semana. Es totalmente recreativo y no está para nada enganchada. Pero su familia se asusta y la convencen para entrar en una institución que trata con problemas de adicción de todo tipo.

Claro, leéis esto y pensaréis: ¡qué historia tan seria! Pues no, es totalmente cómica. Trata todo el tema de una manera tan graciosa que es totalmente impresionante. Me quito el sombrero ante la autora. Es un tema muy difícil y serio, y sin embargo te ríes muchísimo. No os engañéis, no trata el tema como si fuera una tontería, todo lo contrario, hay momentos muy reveladores y muy complejos. Simplemente, es la protagonista, su personalidad y la forma de contar sus pensamientos. Es un desastre, natural, con sus excentricidades y paranoias. Al ser ella la narradora va informando de todo lo que le pasa por la cabeza o de lo que se imagina y es tronchante muchas veces. Además, bueno, creo que en general la familia es muy diversa y divertida. Quiero aclarar que escribo lo de “diversa” porque en todos los libros de la saga, o al menos los que llevo leído, se tratan temas muy difíciles.

Como os comentaba antes, también hay momentos muy delicados. Al fin y al cabo estás asistiendo en primera persona a una clínica de rehabilitación. Donde hacen terapia, se replantean situaciones vividas, recuerdan hechos dolorosos, se van dando cuenta de lo que les pasa. Porque, no es solo la protagonista, allí conviven muchas otras personas. Cada una de ellas con una adicción. Tengo que reconocer que es uno de los libros más duros que he leído de esta autora.

Lo que más me gustó, sin dudarlo, es cómo plantea la historia la escritora. Al principio Rachel, nuestra protagonista, se lo toma como un viaje de relax, unas vacaciones. Ella está convencida (y con ella tú) de que no es adicta y lo puede dejar cuando quiera. Que no está afectando a su vida. Y poco a poco va notando la situación en la que está. Todo esto, por supuesto, con toques de humor a lo largo de todo la historia.

En definitiva, creo que la autora es un hacha por clavar este tema y hacerlo de una forma tan divertida. Te pones en el papel de una adicta que no cree serlo y pasas por cada una de las fases de su recuperación. A mí, personalmente, me abrió los ojos a los rincones de las adicciones y cómo piensan las personas que las sufren. Un libro que te hace pensar pero que a su vez es divertidísimo.

Nota: pronto las reseñas de otros libros de esta saga, que trata temas como la depresión, las enfermedades raras, el abandono…


  • Título: Rachel se va de viaje (Familia Walsh)
  • Autor: Marian Keyes
  • Año: 1997
  • Edición: DEBOLSILLO (2012)
  • Páginas: 596
  • Género: Comedia, Romántica

Rachel es una entusiasta consumidora de drogas «recreativas». Según ella, no por adicción sino por pasatiempo. Al fin y al cabo, hoy día, ¿quién no toma de vez en cuando un ácido, una raya o unas pocas pastillas? ¿Qué mejor para olvidar las tensiones del trabajo y disfrutar un rato de la vida? Pero, en una de ésas, se le va la mano, y tras una noche de excesos se atiborra de tranquilizantes para dormir a pierna suelta y empezar fresca una nueva jornada laboral. Para su sorpresa, a la mañana siguiente no despierta en su habitación sino en la cama de un hospital, después de un lavado de estómago y a punto para ingresar una temporada en una peculiar clínica de rehabilitación.