“Tenía doce años cuando papi puso una maleta al lado de la puerta.”

Bueno, tengo que decir que este libro es uno de mis favoritos. Es más, cuando descubrí que la editorial V&R nos lo había traído en español fui corriendo a Buscalibre (página web que vende libros de todos los países hispanohablantes) a comprarlo. Porque sí, aquí, en España, este género sigue sin comercializarse demasiado. Literalmente, llevo desde que salió en inglés, esperando a que lo tradujeran al español y poder comprarlo. Porque, gente, este autor, me encanta. Creo que he leído todos sus libros, y por desgracia, solo este, y otro de sus libros se han publicado en español.

Es un libro que tiene todo lo que me gusta: una fantasía sutil pero bien narrada, un amor fantástico pero sin ser empalagoso, unos personajes peculiares, un protagonista que me enamora por lo humilde y real que es… En fin, es una delicia.

Además, y a pesar de meterme en camisa de once varas, quiero comentar que aun siendo un amor entre chicos, no lo trata como algo inusual o centrándose en que acarrea problemas (como abusos escolares, salir del armario, contárselo a los padres, etc.). No, es un amor como cualquier otro, como tiene que ser. No le da la mayor importancia. Y eso es fantástico.

Bien, ahora, me centro en el libro. Con respecto a la historia, está contada en primera persona y es impresionante la manera en que utiliza su pluma el escritor. Tiene una manera de hacerte saber lo que sienten los personajes y sobre todo el protagonista, sin describírtelo al pie de la letra. Con frases sueltas, acciones, pensamientos. Son como trazos de la mente. No sé cómo explicarlo mejor. Así que el libro, a pesar de ser sentimental no es un conjunto de descripciones de sentimientos y pensamientos, sino que es mucho más dinámico y entretenido.

Además, esta historia es evolutiva, por así decirlo. Porque empieza con un Ox (protagonista de la historia) pequeño e infantil, pero acaba con él convertido en un hombre. Entonces puedes ver todas sus fases. Pero no solo de él, también del resto de personajes. Y estos tienen sus características y peculiaridades propias.

Hay momentos de humor, momentos tristes y momentos de llorar de verdad. Si leéis el libro ya me contaréis pero a mí me costó muchísimo perdonar a Joe. Tengo que reconocer que lloré con la última parte del libro.

Al final, no deja de ser la historia de una familia/manada y las relaciones entre sus miembros. En un mundo diferente al que estamos habituados, lleno de hombres lobos buenos y malos (estos últimos llamados omegas). Y cómo le hacen frente a una desgracia, cuando esta ocurre, y se tienen que tomar decisiones.

Así, ahora que releo lo que describí, parece un verdadero drama familiar, pero como dije al principio, hay de todo. Y es maravillosa la historia, de verdad. De hecho, lo mejor es Ox, y sus pensamientos. Sus lazos, su amor, sus decisiones, su superación.


  • Título: Canción del lobo (Wolfsong)
  • Autor: TJ Klune
  • Año: 2016
  • Edición: V&R Editoras (2019)
  • Páginas: 701
  • Género: Fantasía, Romántico, LGTBI

Ox tenía doce años cuando su padre le enseñó una lección muy valiosa. Dijo que Ox no valía nada y que la gente nunca lo entendería. Entonces se fue. Ox tenía dieciséis años cuando conoció al chico en el camino, el chico que hablaba, y hablaba, y hablaba. Ox se enteró después de que el chico no había hablado en casi dos años antes de ese día y que el chico pertenecía a una familia que se había mudado al final del camino. Ox tenía diecisiete años cuando averiguó el secreto del chico y el mundo se tiñó a su alrededor de rojo, naranja y violeta, de Alfa y Beta y Omega. Ox tenía veintitrés años cuando el crimen llegó a la ciudad e hizo un agujero en su cabeza y su corazón. El chico salió a perseguir al monstruo, con venganza en sus ojos rojo-sangre, dejando a Ox detrás para recoger los pedazos. Pasaron tres años desde ese fatídico día y el chico volvió. Excepto que ahora es un hombre y Ox ya no puede ignorar más la canción que aúlla entre ellos.