El desconocido salió del mar como un fantasma del agua, descalzo y con las cicatrices de su viaje bien visibles.”

Tenía muchas ganas de leer este libro y fue uno de mis regalos de Navidad. Además, me resulta todavía más especial porque fue mi primera lectura conjunta con otra personita a la que le encantan los libros de fantasía tanto como a mí (o más).

No os voy a engañar, me encanta que la autora sea una mujer. Ya que, aunque sí existen muchas autoras de fantasía juvenil, no las encuentro tanto en el género de la fantasía épica. Además, en la portada del libro indican que Samantha Shannon es la sucesora feminista de “El señor de los anillos”. Imaginad mi sorpresa, cuando la comparan con Tolkien. Más ganas aún me dieron de leer el libro.

Ya que estamos hablando de feminismo, sí, los personajes que llevan el peso de la historia de “El priorato del naranjo” son femeninos.  Entre ellos se encuentra una reina con cierta incertidumbre a ser madre, pero que sabe que debe hacerlo para asegurar la dinastía; una mujer con “poderes” (y lo pongo entre paréntesis porque hay mucha chicha ahí además de simples poderes), que espía a la reina para asegurar su supervivencia por un bien mayor; y una chica que sueña con ser jinete de dragón. Desde luego, también existen personajes masculinos que tienen sus tramas y su importancia. Destaca un caballero al que expulsan por ser demasiado cercano a la reina que permanece soltera a pesar de tener ya veintiocho años.

También es verdad que existen algunos personajes que desaparecen o que cuyo peso en la historia flojea un poco y esto se nota mucho. Porque hay una diferencia abismal entre los personajes potentes (por así decirlo) y con una evolución y personalidad muy bien definida; y otros, que están un poco por su papel en la historia. Parece que la autora pensó: “se necesita a alguien que haga esto, pues lo meto aquí para que lo haga, y ya”. Y creo que eso se nota, en concreto, en dos personajes, que no desvelaré por lo destriparos nada.

Además de los personajes, que me parece que casi todos tienen una evolución impresionante, cabe destacar la cantidad de tramas que tiene esta historia. Al inicio, cuando comencé a leerla,me descolocaba un poco porque parecía que estaba entendiendo por donde iba la trama actual cuando, de repente, la autora cambiaba a otra totalmente diferente. Tengo que decir que aún tardan, a mi parecer, en converger todas las tramas en una unión que tenga sentido. Porque igual hasta más allá de la mitad del libro no sabes qué relación tienen ciertos personajes entre sí. Esto hace que el comienzo, como he escrito anteriormente, sea un poco caótico. Pero te entran más ganas de saber cómo se unirá todo finalmente.

Otra cosa que debo destacar es que el final se narra en las últimas páginas. Estamos hablando de un libro de casi novecientas páginas, cuyo desenlace se desarrolla en las últimas cien. Eso hace que sea precipitado, y a mí me pareció que me sabía a poco. Es decir, te pasas setecientas páginas de intrigas y sorpresas, para que se resuelva todo rápido y casi podríamos decir de manera sencilla. Esto me hace pensar que la historia daba para muchísimo más.

La autora no deja de sorprenderte con giros argumentales. Eso me encantó, lo reconozco. Cuando parecía que sabías por donde iba a ir la historia, ¡zas!, un giro que te descoloca completamente. Entonces, eso hace que estés a la expectativa continuamente, que haya muchos giros, muchas cosas nuevas, descubrimientos, historia, intriga… Y todo esto para que se resuelva en un acto final con casi todos los personajes juntos, en un día y en una única batalla. Se nota que este punto me afectó un poquito ¿no? Jeje.

Dicho esto, el mundo que se describe el genial. No es fantasía épica pura ya que, a mí entender, si así fuera, contaría con otras criaturas o razas míticas que en esta historia no existen. Pero sí que hay cierto componente de magia y, ante todo, ¡dragones! Dicho mundo, se basa en un conjunto de reinos, con religiones diferentes que hace que no se fíen unos de otros. Estos reinos, tienen un enemigo común: los dragones malvados. Porque sí, hay dragones bueno y malos. Así que también encontraremos bandos en la relación de estas criaturas. Y bueno, algo que me sorprendió es que hay hasta piratas.

En resumen, una historia llena de tramas que se unen hacia la mitad del libro, con muchísimas sorpresas que te descolocarán a lo largo de la lectura. Con muchos personajes muy bien definidos y con una evolución clara, aunque con algunos personajes algo flojos y sin peso en la historia. Predominan sobre todo las intrigas políticas y los secretos, aunque es una historia con trazas de magia y criaturas como los dragones.


  • Título: El priorato del naranjo
  • Autor: Samantha Shannon
  • Año: 2019
  • Edición: Roca Editorial (2019)
  • Páginas: 858
  • Género: Fantasía épica
  • Puntuación: 4,25/5 ⭐

La Casa de Berethnet ha gobernado Inys durante mil años. Aún sin casar, la reina Sabran IX debe concebir una hija para proteger a su reino de la destrucción. Pero los asesinos cada vez están más cerca. Ead Duryan es una intrusa en la corte. A pesar de que se ha posicionado como dama de compañía, es leal a una sociedad oculta de magos. Ead vigila a Sabran, protegiéndola en secreto con magia prohibida.

Al otro lado del mar oscuro, Tane ha entrenado toda su vida para ser una jinete de dragón, pero se ve obligada a tomar una decisión que podría romper su vida en añicos. Mientras tanto, el Este y el Oeste siguen divididos. Cada región tiene una religión diferente basada en los sucesos acaecidos mucho tiempo atrás. Los que adoran a los dragones, los que los detestan y quienes adoran al Sin Nombre aparentemente nunca se pondrán de acuerdo. Y las fuerzas del caos se despiertan de su letargo y parecen estar a punto de llegar.